Friday, September 21, 2007,7:54 AM
Battles
Su Batalla apenas comienza.

Por Pedro Escobar

Artículo publicado en el número de Septiembre 2007
de la revista Indie Rocks!



Mientras que para Sir Winston Churchill, el caracter moral de una batalla implica el no dejarse vencer a pesar de las adversidades, para Sun - Tzu, -autor de “El Arte de la Guerra”- una batalla implica el enfrentar estrategias para provocar la pifia del contrincante.

En términos musicales, los verdaderos privilegiados en la batalla que un músico emprende contra el silencio, son quienes se limitan a observar el espectáculo. Desde este punto de vista, el cuarteto Neoyorkino Battles, no pudo haber escogido un mejor nombre.

La música de Battles es un campo de batalla lleno de percusiones explosivas, torrentes de secuencias bailables y vocalizaciones distorsionadas que conectan con los pies, las visceras y el hemisferio izquierdo del cerebro.

Como si se tratara de una “fuerza de elité” integrada para conquistar nuevos territorios, la alineación de la banda se conforma por el ex baterista de Helmet (John Stainer), los ex guitarristas de Don Caballero (Ian Williams) y Lynx (Dave Kanopka) y el hijo de la leyenda del Jazz, Anthony Braxton (Tyonday Braxton) en las vocales y teclados.

Firmados por el prestigiado sello Warp en 2006, Battles se ha convertido en muy poco tiempo en uno de los proyectos Indies mas prolíficos en la escena norteamericana. La música que producen es una extraña mezcla de riffs poderosos y líneas armónicas complejas que el grupo define como Rock Matemático - ¡Chin! ¡y ustedes que pensaron que escuchando rock se iban a escapar del álgebra y la geometría analítica!-.

El Math Rock de Battles, forma parte de un movimiento construido en Japón y Estados Unidos en la década de los noventa a partir de de la vieja escuela del rock progresivo. Los grupos más representativos del Math Rock actual (Faraquet, Circus Lupus y Battles) basan su música en transmitir al escucha en un cúmulo de sensaciones desenvueltas mediante líneas rítmicas bailables, cambios de tiempo abruptos y una insólita fiereza de riffs de guitarra bien colocados.

La habilidad de Battles para crear atmósferas cargadas de instrumentaciones alucinantes no ha sido ajena a los reflectores de la prensa musical, particularmente de la británica, quienes ya destacan al grupo como una de las bandas a seguir en los próximos años.

A pesar de tener 4 años juntos, no es hasta este 2007 que Battles edita “Mirrored”, primer largo de la banda producido bajo el sello Warp. Un material que en palabras de Tyondai Braxton “se demoró tanto en salir porque nos mantuvimos tocando como locos. Queriamos que la gente entendiera nuestra música para así poder elegir las canciones que integrarían el álbum”.

Y es que si de algo puede presumir Braxton, es que su banda produce uno de los actos en vivo mas alucinantes de la actualidad. Cada presentación de Battles es un derroche de virtuosismo de los guitarristas Ian Williams y Dave Kanopka, que se lucen tocando a dos manos teclados y guitarras, mientras John Stainer le pega a la batería como degenerado y Tyondey Braxton dirige a la banda con sus perturbadoras vocalizaciones.

A lo largo de 4 años, la banda ha llevado su bombardeo sonoro a recorrer los circuitos independientes mas importantes de Europa, Japón y gran parte de la unión americana por lo que es muy probable que la gira de promoción de “Mirrored” llegue a nuestro país en fechas proximas.

Pero el despliegue experimental de Battles no es exclusivo de su música. El video de “Atlas” -dirigido por Tim Saccetti- es un reflejo de las ecuaciones rítmicas de los musicos, quienes aparecen tocando dentro de un gran cubo cubierto de espejos y que gira inmerso en un limbo negro como si se tratara de una escena de la película “El Cubo”.

Aunque su música tiene la entrada fácil gracias a sus poderosas líneas rítmicas, es justo decir que el verdadero potencial de la banda solo se percibe cuando se escucha a profundidad cada una de sus composiciones. A la par de los instrumentos, la voz de Tyonday Braxton opera como una caja de ritmos humana que desintegra los espectros sonoros de las canciones en composiciones de una complejidad deslumbrante.

Battles es parte de una nueva generación de músicos que retoman las atmósferas experimentales de bandas de rock progresivo como IQ o King Crimson, adaptandolas con exactitud matemática a los recursos tecnológicos de la era del microchip.

Sin temor a caer en falsas afirmaciones, hay pocas bandas que rivalizan con la calidad y frescura de Battles. Aunque su batalla por destacar en la escena musical apenas inicia, definitivamente habrá que ponerles un ojo encima, porque seguramente seguirán dando mucho de que hablar.

Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤ 1 comments
Tuesday, September 11, 2007,7:47 AM

Manu Chao
Resistencia en Amplitud Modulada.

Por Pedro Escobar

Artículo publicado en el número de Septiembre 2007
de la revista Círculo Mix Up

Cuando se maneja de noche en carretera ocurre un fenómeno muy particular: el radio parece jugar a la ruleta rusa y entre estática e interferencia comienza a captar sonidos de la más diversa índole: desde fragmentos de una conversación hasta alguna canción de The Clash entremezclada con “El son de la negra”.

Esta especie de pirinola musical ha sido refinada a través de los años por José Manuel Tomás Chao (Manu, para los cuates), hasta el punto de convertirla en un estilo propio con patrones recurrentes como la mezcla de idiomas, el uso de sonidos cotidianos, las consignas de protesta o las voces de distintas latitudes unidas por una misma temática: conservar la esperanza ante un mundo cada vez más caótico.

El artista más emblemático del mestizaje canta en inglés, francés, español, árabe, portugués y catalán, con la soltura que le da el saberse un producto de la diversidad cultural. Manu nació en Francia hace 46 años y su familia es de Galicia, aunque ha pasado gran parte de su vida viajando por África, Europa y Sudamérica.

Con ayuda del Radio Bemba Sound System –el colectivo de músicos y artistas que lo acompaña en sus viajes desde 1995– ha documentando una gran cantidad de vivencias y fotos sonoras que sirvieron de inspiración para Clandestino (1998) y Próxima Estación: Esperanza (2001), placas que recogen las ilusiones, frustraciones, alegrías y tristezas de la gente que el ex-líder de Mano Negra ha conocido al lado del camino y que ha sabido transformar en consignas de denuncia social y política en favor de mejores condiciones de vida para los países tercermundistas.



Pero el compromiso político va mas allá del discurso. En 1998, gran parte de las regalías que generaron las cerca de 3 millones de copias vendidas de Clandestino, fueron donadas a comunidades zapatistas en Chiapas y a diversas organizaciones altruistas en Sudamérica. Fiel a sus principios, Manu se ha declarado abiertamente a favor de los movimientos altermundistas desde una perspectiva de rebeldía pacífica.

Gracias a este carácter de su obra, los medios le han catalogado como un líder de opinión del que hay que estar pendiente acerca de cada cosa que dice y hace. Asunto que maneja con cautela cuando declara: Hay responsabilidades que asumes totalmente. Si eres padre tienes responsabilidad con tus hijos, pero cuando hacen de ti un personaje político que tiene que opinar sobre esto y aquello, sabes que mucha gente se lo va a tragar porque lo dice Manu Chao y ésa es mucha responsabilidad.

Enfrentado a la eterna relación de poder y responsabilidad, Manu sobrelleva los conflictos existenciales de Spider-Man combinando sus obligaciones de padre (tiene un hijo de 8 años), con el poder que le da ser una de las figuras latinas con mayor credibilidad en Europa y América Latina.

A dos años de distancia, desde el disco en directo Radio Bemba Sound System (2002), y seis de su última producción de estudio, el francés regresa con La Radiolina. Un disco en cuya portada aparece la pregunta que todos nos hacemos ante el curso que están tomando las cosas en el planeta: “¿Y ahora que?”.

Mensajes del tipo "demasiada hipocresía en Palestina" y "este mundo se vuelve loco" se escuchan a lo largo de esta nueva entrega que critica fuertemente la guerra con Irak y las políticas económicas del gobierno del presidente George W. Bush.

Aunque la esperanza de Manu aún no se ha convertido en desesperación, es evidente que no es ajeno a los efectos caóticos de la globalización que reinan en todo el mundo. Es por eso que la pregunta en Amplitud Modulada de La Radiolina no es si hay o no solución, sino cómo organizarnos para hacer algo al respecto.

Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤ 0 comments