Monday, April 9, 2007,10:04 AM
¿Estás a favor de la Música?
¿Estás a favor de la Música?
Por Pedro Escobar

Artículo publicado en el número 10 de la revista Indie-Rocks del mes de Marzo de 2007

En el universo del lugar común no hay nada como la etiqueta.
Catalogar, encasillar y clasificar propuestas músicales ha sido una de las preocupaciones de la industria discográfica.

Cada semana las grandes transnacionales lanzan al mercado bandas de adolescentes con provocadores peinados bajo la promesa de que ellos “ahora si” van a salvar al rock. Por desgracia, en muchos de los casos sus estrafalarios nombres no hacen mas que evidenciar la denominación de origen de su propuesta: el Marketing.

Tal vez el éxito de las etiquetas radique en una condición humana: Todos en algún momento de nuestra vida añoramos pertenecer a un grupo. Por esta razón nos enrolamos en tribus urbanas, como la de los Skatos, los Darketos, los Metaleros o los Hip-Hoperos para encontrar en la afinidad musical el punto de partida de una filosofía de vida.

Pero si bien los movimientos culturales generados a raíz de la música han aportado importantes obras artísticas y sociales, también hay que reconocer que en muchos de los casos pertenecer a un grupo implica profesar un arraigado esnobismo hacía todo lo que suene diferente.

Ante lo artificial de la industria y la descalificación de los radicales, el movimiento Independiente en México surge como una ruta alterna para quien busca escapar de las etiquetas y de las trilladas temáticas musicales.

Aunque a principios de los 90 el término Indie sustituyó al de "alternativo" para amontonar a bandas con sonidos sin denominación, no es hasta años recientes que el término pasó de ser la sección "cacha todo" en las tiendas de discos para convertirse en una filosofía de trabajo que agrupa a las bandas que hacen música con total libertad creativa.

Tal vez la verdadera importancia del movimiento Indie en nuestro país sea el devolvernos la virtud de la pluralidad. En un universo donde cohabitan propuestas tan dispares como las de Austin TV y Zoe, también hay lugar para el prometedor rock de Porter o Hummersqueal, el ritmo explosivo de Los Dynamite o el funk amable del Sr. Mandril.

Nunca antes un movimiento musical acortó tanto la distancia entre músico y escucha. Asistir a una tocada de Dapuntobeat o Los Músicos de José te dá la oportunidad de comprar el disco directamente de manos del artista. Pagar un cóver para ver a Cecy Leos o Les Tragiques te da la opción de acercarte y cruzar un par de palabras con los musicos que momentos antes te hicieron cantar y bailar.

Los tiempos que vivimos le vienen bien al movimiento Indie. Hoy como nunca la difusión en internet ha superado la jetatura de medios tradicionales como la Radio y la Televisión a la hora de definir lo que vale o no la pena. ¿A quién le importa la amañada opinión de un locutor cuando en My Space hay una interminable fuente de bandas esperando a que les des la oportunidad de ser escuchadas?

Y es que escuchar música Indie (al igual que enamorarse) entraña riesgos. Descubrir a una banda nueva es experiementar el amor a primera vista: no escojes a la mejor, ni esperas que alguien te diga "ésta es la buena para ti" o “ésta es la que te conviene”, simplemente sientes una fuerte conexión capáz de doblar tus prejuicios y hacerte decir: "¡De aqui soy!".

Tal vez sea cierto que no hay nada nuevo bajo el Sol y que las bandas jóvenes no hacen mas que reciclar viejas fórmulas ¿pero acaso no es la esencia del Rock And Roll su inagotable capacidad de rejuvenecer?

Es evidente que una rola tan jodidamente buena como "Dead" de Zoe no tiene nada que hacer ante cualquier track de Pink Floyd. Pero... ¿puedes vivir todos los días de tu vida escuchando el "Dark Side of The Moon"?

La música necesita de sangre nueva, de variantes contextuales y de nuevas formas de interpretación que nos sorprendan. Es por eso que bandas mexicanas como Kinky o Nortec son tan grandes en Europa y Estados Unidos.

En resúmen, si eres alguién que consume música todos los días y necesitas de una constante transfusión musical, la escena Indie Mexicana te ofrece una verdadera veta de posibilidades intravenosas.

¿Estás a favor o en contra de la música?

Porque si estás a favor, eso implica que eres capáz de dejar de lado tus prejuicios, romper etiquetas y aceptar a cualquier banda con calidad... ¡por Indie que ésta sea!



Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤ 4 comments
Friday, April 6, 2007,5:00 PM
The Shins - Wincing The Night Away

The Shins Wincing the Night Away Sub Pop 2007

Por Pedro Escobar

Reseña
publicada en el número de Marzo-Abril de la Revista Chakota Mag

Hay verdades que solo pueden ser contadas con mentiras.

Después de que en Garden State Natalie Portman le pone los audífonos a Zach Braff con “New Slang” sonando y le dice: “Tienes que escuchar esta canción, te juro que te va a cambiar la vida”, no creo que la existencia de muchos haya cambiado radicalmente.

Con un mundo de expectativas generadas a raíz de la aparición de "New Slang" en la cinta de Braff, The Shins regresan este 2007 con un álbum de carácter introspectivo surgido después de varias noche de insomnio de James Mercer.

“Wincing the Night Away” aborda el tema de los sueños explorando su naturaleza y los sentimientos que estos producen. El álbum se compone de 11 tracks impregnados del sonido Indie característico de la banda, pero con una producción mucho mas trabajada y con una instrumentación melódica que en sus mejores momentos logra sintetizar un sonido similar al de Morrisey en tracks como “Sea Legs” y “Sailor Girl”.

El primer sencillo del álbum, “Phantom Limb”, retoma el sonido Folk y confirma la facilidad de Mercer para crear líneas corales efectivas. En ”Australia” demuestran que pueden llegar a ser una banda lúdica y hasta optimista. Mientras que en “Sleeping sessions” -tema con que abré el álbum- la naturaleza de los sueños se explora desde una base armónica brillantemente adornada por la dulzura de instrumentos como el “Vibráfono”.

“Wincing the Night way” denota un crecimiento en el sonido de The Shins, pero definitivamente no va a cambiar tu vida. Ya lo dijo Kandinski, “el medio es el mensaje”, y si el medio para venderte una canción es Natalie Portman, solo podemos añadir: “Miénteme mas, que me hace tu maldad... felíz.”

Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤ 0 comments
,4:47 PM
Sueños que se salvan de ser pesadillas


Sueños que se salvan de ser pesadillas
Pedro Escobar


Artículo Publicado en la Revista Círculo Mix Up del mes de Marzo de 2007

La música de The Shins parece tener la belleza terrenal de la mujer que omite el maquillaje: es atractiva, pero no letal. Para muchos críticos, esta carencia de seducción fatal es la que ha impedido dar el paso definitivo al mainstream a esta agrupación formada en 1997 en Albuquerque, Nuevo México, cuyo nombre significa “Las Espinillas”.

Al igual que los horrendos puntos negros que aparecen en el rostro y duelen endemoniadamente, las letras de James Mercer –el líder y cantante– exprimen la clase de sentimientos con los que todos lidiamos, pero preferimos mantener bajo la superficie.

Dentro de una escena en la que todos intentan destacar a base de maquillaje y producciones deslumbrantes, The Shins insiste en una propuesta folk de bases melódicas accesibles y temáticas de aceptación, miedo y sarcasmo compiladas en los álbumes Oh, Inverted World (2001), Chutes Too Narrow (2003) y el más reciente, Wincing the Night Away.

¿Cómo explicar entonces su transformación de introspectiva banda de medio perfil, a EL grupo a seguir de la escena indie? Digamos que hay encuentros que cambian la vida. Así de fortuito y así de simple.

En 2004, James Mercer conoció a Zach Braff (actor de la serie Scrubs) en el show de Jimmy Kinnell.


Después del éxito que tuvo la canción “New slang” (incluida en la cinta Garden State, del propio Braff), la atención del mundo se volcó hacía The Shins, acompañada de la duda de si se trataría del secreto mejor guardado del indie norteamericano o sólo de otro one hit wonder.
Hasta antes de la película, la banda había operado bajo la reglas del “hágalo usted mismo”, grabando y produciendo sus discos en el sótano de Mercer. Sin embargo, para su tercera placa, Wincing the Night Away, se nota un crecimiento tanto en recursos melódicos como en la producción, que esta vez corrió por cuenta de Joe Chiccarelli, quien también ha trabajado para Beck y U2.

¿Qué es lo que tenemos entonces? El propio Mercer lo resume muy bien: Un disco surgido de varias noches de insomnio, que recrea la naturaleza de los sueños dentro de una atmósfera de misterio y de situaciones mágicas que no están libres de sonidos escalofriantes.

Hay verdades que sólo pueden ser contadas con mentiras. Si hubiésemos sido tan ingenuos para creerle a la bellísima Natalie Portman, cuando en Garden State le pone los audífonos a Zach Braff para que escuche “New slang”, y le dice: “Tienes que escuchar esta canción… te juro que te va a cambiar la vida”, seguramente habríamos sufrido una gran desilusión.

Por fortuna, ahora sabemos que The Shins jamás intentaron cambiar nuestras vidas, sino demostrarnos que aún hay música bella con la que vale la pena seguir musicalizando nuestros días.

The Shins
Wincing the Night Away
Sub Pop
2007

Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤ 0 comments