Monday, November 24, 2008,10:21 AM
Pop para fresear sin cargos de conciencia

Para fresear sin cargo de conciencia
"Down to Earth" la nueva producción de Jem

Por Pedro Escobar

Reseña publicada en el número de Noviembre 2008
de la revista Círculo Mix Up

Sin ánimos de ser snob, nada cuestiona tanto la credibilidad de una persona como sus preferencias musicales. Y es que difícilmente exista algo mas decepcionante que escuchar un disco de la banda “Pequeños Musical” en un stereo de alta definición.

Si bien el gusto se rompe en géneros, un par de razones para justificar nuestros “placeres culpables” nunca están de más. Por suerte, “Down to Earth”, segundo material de Jem, cuenta con los méritos suficientes para justificar su presencia en cualquier colección musical.

Aunque el timbre de esta galesa guarda similitudes con cantantes como Dido, las escalas que domina no le pide nada a artistas de la talla de Roisin Murphy o Leslie Feist. Escucharla es reconocer su talento como compositora e interprete en una gran variedad de géneros, que van desde los ritmos funk en “Crazy”, pasando por el hip hop de “Keep On Walking”, el pop dance de “Aciiid!” y los rimos latinos de la genial “I Want You To”. No es casual que Jem se mueva con seguridad entre géneros tan distintos, el impecable trabajo de producción que respalda “Down To Earth” estuvo a cargo Jeff Bass y del especialista en ritmos latinos Lester Mendez, productores de Eminem y Santana respectivamente.


Aún cuando el nombre de Jem es relativamente nuevo en la escena musical, sus temas gozan de un gran éxito comercial gracias a lo amigable su sonido y a que han aparecido en series tan populares como “Sex & The City” y “Desperate Housewifes”. Con tan buenos pretextos, resulta un verdadero desperdicio no despojarse de los prejuicios y disfrutar de este disco, hecho para fresear sin cargos de conciencia.


Jem
“Down to Earth”
ATO Records
2008

Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤ 0 comments
Thursday, November 13, 2008,2:44 PM
10 discos de muertitos musicales


10 discos de muertitos de la musica

Por Pedro Escobar

Artículo publicado en el número de Noviembre 2008
de la revista Círculo Mix Up

Los caminos del rock son tan extraños que muchísimos artistas han tenido en su muerte el mayor éxito mediático de su carrera.

Algunos son tan desdichados que se van sin siquiera probar un poco de la fama y la fortuna de las millonarias regalías generadas por sus discos póstumos.
Por eso, aqui te presentamos un top10 de discos que alcanzaron el éxito cuando sus autores ya estaban bien acomodaditos dentro de su estuche de metal, (y sí, nos ahorramos la obviedad de Mercury, Cobain y Lennon).


1) Selena – “Dreaming of you” (1995)

Justo cuando la autora de la Tecnocumbia se disponía a conquistar el mercado anglosajón con un material totalmente cantado en inglés, Yolanda Saldivar, una mujer de fama tan infame como su rostro, nos hizo el flaco favor de pegarle un balazo por la espalda a la menor del clan Quintanilla. El disco que había grabado meses antes de su muerte, resultó ser el éxito internacional que Selena tanto añoraba, pero que desgraciadamente ya no pudo disfrutar en vida.



2) Michael Hutchence – Michael Hutchence (1999)

En 1997, Hutchence combinaba sus obligaciones al frente de INXS con la grabación de un primer disco solista que trágicamente quedó inconcluso cuando al interprete de Suicide Blonde se le pasó la mano mientras practicaba la asfixia autoerótica –cada quien sus ondas- días antes de iniciar la gira del álbum “Elegantly Wasted”. Dos años después, el disco terminado por sus amigos Andy Gill y Bono, salió a la venta a manera de homenaje póstumo.



3) Sublime – Sublime (1996)

Después de haber editado dos discos en sellos independientes de medio pelo, a los californianos de Sublime parecía haberles llegado su momento de gloria cuando Universal accedió a distribuir su tercer placa. Todo parecía ir bien, pero a dos meses del lanzamiento global, a Brad Nowell, se le ocurrió celebrar con un pasón de heroína que forzó al líder de la banda a entregar el equipo justo antes de que sus canciones consiguieran cinco discos de platino.


4) Tupac Shakur – “Makaveli: The Don Killuminati: 7 Day Theory” (1996)

Posiblemente no exista otro artista con más grabaciones post-mortem que Tupac Shakur. Su vida y muerte son dignos de telenovela: oficialmente su asesinato se atribuye a rencillas personales con narcotraficantes, pero la leyenda urbana dice que los conflictos entre su disquera (Death Row) y la de Puff Daddy y Notorius BIG, (Bad Boy) hizo que sus dos acérrimos rivales mandaran acribillar al interprete de “California Love”. Lo cierto es que Tupac ha editado mas canciones muerto que vivo, lo cual pone en entredicho si de verdad Shakur descansa en paz... pero como informante protegido del FBI!


5) The Notorius BIG – “Life after death” (1997)

El corpulento protegido de Puff Daddy no vivió lo suficiente para disfrutar la vida de excesos característica de las estrellas del hip hop. Con apenas 25 años de edad, Christopher Letore Wallace, era una de las estrellas de la disquera Bad Boys que destacaba gracias a una prometedora carrera que culminó cuando fue acribillado en el interior de su lujoso auto. La versión extraoficial sugiere que el asesinato de Biggie fue ordenado por la gente de Death Row, en venganza por el asesinato de Tupac Shakur dos años antes. Lo cierto es que “Life after death” segundo y último disco de Biggie Smalls, -lanzado poco después de su muerte- a la fecha ha vendido mas de 28 millones de copias, generando ganancias millonarias que Biggie jamás disfrutó, gracias a que su “amigo”, el mágnate Sean “Puffy” Combs, amablemente administraba sus negocios.


6) Jeff Buckley – “Sketches for: My sweetheart the drunk” (1998)

Jeff cautivó a la crítica estadounidense con su maravilloso álbum debút de 1994 “Grace”. Su impecable ejecución en la guitarra, sus canciones contundentes y su voz de cuatro octavas y media, influenció definitivamente a cantantes como Matt Bellamy y Tom Yorke, quienes publicamente declararon su admiración por su música. Con tan solo 30 años y todo a su favor para consagrarse, Bucley desapareció en el río Wolf, en Memphis, cuando impulsivamente decidió introducirse al agua, de la cual ya no salió sino hasta cinco días después. Tras su muerte en 1997, las sesiones que alcanzó a grabar para su segundo álbum fueron editadas bajo el nombre de “Sketches for: My sweetheart the drunk” recibiendo una gran aceptación por parte del público,


7) Elliot Smith - “New Moon” (2007)

Aunque el trabajo de Smith siempre fue respetado y admirado por grupos como The Dandy Warhols, The Flaming Lips y Earlimart, nunca disfrutó de un éxito a la altura de sus grabaciones. Este factor, aunado a sus característicos estados depresivos y su adicción a la heroína lo orillaron a autoinflingirse dos puñaladas en el pecho en el 2003. Cuatro años después, su disquera recopiló 24 canciones inéditas, compuestas entre 1994 y 1997 y las publicó en un álbum doble cuyas ganancias serán destinada a obras de caridad.


8) Joe Strummer and The Mescaleros - “Streetcore” (2003)

Aunque la leyenda de Joe Strummer parecía suficiente para garantizar el éxito de The Mescaleros, no fué sino hasta la fatídica muerte del ex-líder de The Clash en 2002, que sus discos se volvieron de culto y despertaron un interés auténtico por la banda. Aunque “Streetcore”, editado en 2003, se convirtió en el álbum mas éxitoso de The Mescaleros, la banda decidió separarse un año antes de que saliera al mercado, renunciando así a cualquier posibilidad de éxito mediático.


9) Rockdrigo González – “ El profeta del Nopal” (1986)

Rockdrigo González nunca llegó a convertirse en el cronista rockero que anunciaba el maestro José Agustín. Como lo anticipaba en una de sus canciones, Rockdrigo “no tuvo tiempo de cambiar su vida” . El temblor que en 1985 derribó su departamento, envió al profeta del Nopal a predicar su rock rupestre al más allá. Por fortuna, las numerosas grabaciones que dejó para asegurar la existencia de su música al dejar el plano material, dieron origen a “El profeta del Nopal” y a tres discos póstumos más que se han convertido en verdaderas piezas de culto de nuestro rock urbano.


10) Lisa ”Left eye” Lopes - “Eye Lacy” (2008)

No es casual que quien concluya este listado sea un exponente del género hip hop. Nadie revive muertitos mejor que los afro-americanos y para muestra está el “nuevo” disco de esta mujer, ex integrante de TLC fallecida en un accidente en Honduras hace.. ¡siete años! “Eye Lacy” es un disco conformado por canciones producidas a partir de masters inéditos y duetos con Missy Elliot, Lil Mama y... ¡Tupac Shakur! El conmovedor dueto entre los dos muertitos, es algo tan irreal, tan visionario y tan conmovedor que mejor ya no le eguimos. ¿Qué quieren? uno se deprime.






Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤ 1 comments
,8:50 AM
Travis: Para Tristear con estilo



Travis
Para Tristear con estilo

Ode to J. Smith, su nuevo disco

Por Pedro Escobar

Artículo publicado en el número de Noviembre 2008
de la revista Círculo Mix Up

Un mexicano que consume Whiskey escocés y es aficionado al brit pop es -entre otras cosas- una versión sofisticada de los masoquistas que ahogan sus penas en Tequila mientras escuchan a José Alfredo Jiménez.

A los mexicanos nos encanta el drama y sufrir a manos llenas bajo el entendido de que por cada viernes de crucifixión habrá un sábado de gloria. Tal vez por esa razón, la banda que ganó fama gracias a una canción que lamentaba que una nubecita se posara eternamente sobre sus cabezas (¡hola emos!) sea tan popular en nuestro país.

Son múltiples nuestras conexiones con los escoceses a la hora de enarbolar pasiones como bien lo apunta el maestro Juan Villoro: “Somos países que nunca hemos tenido un protagonismo internacional y por ello hemos desarrollado el placer de llenar cualquier estadio. Si hubiera un campeonato mundial de aficiones, una final posible sería México-Escocia”.

Ante la imposibilidad de contar con artistas de verdadero prestigio internacional, en México nos conformamos con ser los mas ruidosos, los mas fieles seguidores de las bandas extranjeras. Grupos como Travis lo saben bien, y por ello tienen una especial predilección por el público de nuestro país, que abarrota sus cada vez mas frecuentes visitas.



Travis asume su papel como una banda de perfil medio que se brinda al máximo en sus presentaciones. Si bien su música no cuenta con el virtuosismo lírico de Pulp, o el carisma mediático de Coldplay, tampoco recurre a la soberbia excesiva de Oasis. Lejos de los primeros planos, Travis ha encontrado un nicho de culto a un nivel que les permite estar en contacto con sus fans y ofrecer presentaciones más intimas.

Tal vez ese derroche de humildad haya inspirado a “Ode to J. Smith”, un disco dedicado a personajes tan cotidianos como John Smith, el nombre más común en el Reino Unido. Esta placa, concebida bajo presión y terminada en tiempo récord para sincronizarse con el nacimiento del hijo del bajista Dougie Payne, es la primera que ve la luz de manera independiente con su propio sello “Red Telephone Box”.

A trece años de su formación, la banda lidereada por Fran Healy regresa a sus raíces Indie y retoma el sonido eléctrico de sus primeros años en un disco que promete mas momentos para mover la cabeza y saltar en sus conciertos, pero sin descuidar las fibras sensibles y las temáticas románticas de sus canciones.

En “Ode to J. Smith” hay rock sin azufre, hay sensibilidad pero sin tormentos depresivos, hay dulzura pero sin merengues empalagosos. Hay aquí una banda sin excesos, que demuestra que su autenticidad los mantiene vigentes en una época en la que las carrera musicales son tan cortas debido a la “reinvención” forzada y al eclécticismo barato que exige el éxito mediático.

Travis continua ofreciendo canciones fáciles de escuchar y colmadas del buen rock y la sensibilidad melódica que tanto gusta al público mexicano a la hora de “tristear con estilo”.



Travis
“Ode to J. Smith”
Red Telephone Box
2008


“Ode to J. Smith” es un disco que conecta a Travis con la vertiente eléctrica que caracterizó a sus primeras producciones. Temas como “Something anything” que privilegian el uso de riffs duros y requintos estridentes o “Chinese Blues” que recurre a coros extendidos y guitarras distorsionadas ilustran a la perfección este concepto.

Pero mas allá de un cambio sustancial en su música, el sexto álbum de los hijos predilectos de Glasgow ofrece un recorrido por algunas de su etapas sonoras mas peculiares: desde los ritmos guitarreros con reminiscencias de Oasis de “Long Way Down” o “Quite Free”, hasta temas con el feeling característico de Travis como “Last words” o “Before you were young”, en donde la sensibilidad aflora, hasta acercarse a territorios de Radiohead en temas como “Broken Mirrors”.

Por su parte “Friends” es un buen ejercicio de experimentación en el mood de Steely Dan, mientras que “Get up” ofrece una interesante improvisación vocal de Fran Healy. Eso si, nunguna compite con el brillo de “Something anything” y “Song to self”, canciones que dejan en claro la maestría que Travis ha cultivado a lo largo de los años en la vertiente del brit pop que actualmente dominan.

Labels: ,

 
posted by drneon
Permalink ¤ 0 comments