Wednesday, August 8, 2007,8:21 AM



Black Rebel Motorcycle Club
Regresan recargados

Por Pedro Escobar

Artículo publicado en el número de Agosto 2007 de la revista Círculo Mix Up

Riffs de guitarras emulando a furiosos escapes de motocicleta, percusiones que operan como pistones de alto octanaje y una poderosa voz nasal dirigiendo los destinos de la maquinaria articulan el regreso recargado de Black Rebel Motorcycle Club.

La banda que fusionó los decibeles con los caballos de fuerza regresa luego de dos años de ausencia con un material que marca su regreso al garage rock que los puso en el mapa con sus dos primeras placas: “Black Rebel Motorcycle Club” (2000) y “Take Them On Your Own” (2004).



Luego de dos producciones con claras influencias de The Jesus and Mary Chain y Ride, el grupo parecía destinado a estancarse en la corriente New Garage que ellos mismos liderearon, pero con la llegada de su tercer álbum, “Howl” (2005) lograron evolucionar hacia un sonido con marcadas influencias de Folk, Blues y country.

Y aunque “Howl” resultó un éxito para la crítica especializada, la adicción a los decibeles de Peter Hayes (guitarra y voz), Robert Levon Been (bajo y vocales) y Nick Jaggo (percusiones) pudo mas que la épica acústica y este 2007, el trio californiano vuelve con “Baby 81”.

“Baby 81” toma su nombre de los trágicos eventos de Diciembre de 2006, cuando un Tsunami azotó el Oceáno Índico, devastando las costas de Sri Lanka. Fue ahí dónde el caso de un bebé arrancado de los brazos de su madre se convirtió en un simbolo de supervivencia para las victimas del Tsunami. Milagrosamente el pequeño fue encontrado días después en el hospital de Kalmundi bajo el pseudónimo de “Bebé 81”, por ser el infante número 81 en ingresar en calidad de sobreviviente y por carecer del mas mínimo nexo de identidad con las 9 parejas que lo reclamaban a las afueras del lugar.”


Basta ver los títulos de las canciones para darse cuenta que la fiereza está de regreso en en este nuevo álbum: “All You Do Is Talk”. “666 Conducer”, “Weapon Of Choice” y “Berlin” son un reencuentro con los ritmos clásicos de la banda, y con la batería de Nick Jaggo quien regresa luego de estar ausente durante todo el proceso creativo de “Howl” por problemas con las drogas.

Aunque Baby 81 es un buen disco, no faltará quien acuse a Black Rebel Motorcycle Club de no proponer nada nuevo o de pretender regresar a un pasado sobre explotado.
Pero ¿que mas dá? a veces es bueno recibir justo lo que se espera de una banda, y si lo que se busca son guitarras poderosas y bases rítmicas bien colocadas, este disco no desilusionará a nadie. “Es solo rock and roll, pero me gusta”.

El álbum abre con “Took Out of A Loan”, corte que deja escapar un torrente de riffs galopantes surgidos de un bar a la mitad de la carretera. En “Berlin” y “Weapon of Choice” las lineas corales de Robert Levon Been, soportan la voz de un Peter Hayes que canta como no lo ha hecho en años.

Corazones rotos, supervivencia al desamor y la crítica política son los temas alrededor de los que gira “Baby 81”, un disco que sin dejar de ser fiel a su esencia rockera, se da tiempo para proponer composiciones acústicas en temas como “Not What you Wanted” y “Am I Only”.

Pero los motociclistas también tienen su corazoncito, y es en los momentos románticos cuando son más vulnerables. En “Window” se apela a la fibra sensible valiéndose de un piano que recuerda sospechosamente a Oasis.

Al final “Baby 81” obtiene buenas cuentas gracias a un buen balance entre ruido y armonía que hace que el disco se deje escuchar a lo largo de 13 tracks. Black Rebel Motorcycle Club no pasará a la historia con esté disco, pero sin duda ha creado el soundtrack perfecto para manejar de noche en carretera.


“Baby81”
Black Rebel Motorcycle Club
RCA
2007

Labels:

 
posted by drneon
Permalink ¤


1 Comments:


  • At September 20, 2007 at 12:22 PM, Blogger Ros

    Yo puedo decir sin empacho que es mi disco favorito del los BRMC, desde la portada hasta el último track, simple, directo y más pesado que sus discos anteriores, igual con el tiempo se le hace más justicia. Con ellos me pasa como con los Ramones o Slayer, no necesitan cambiar demasiado para seguir sonando jefes. Saludos Doc, buena reseña.